La noche del 16 de enero se celebra Sant Antoni en muchos municipios de la isla, en Sa Pobla y Pollensa se viven con gran intensidad. 

 

Los pueblos se llenan de hogueras coronadas por representaciones del "Dimoni" y "Sant Antoni" y los vecinos y visitantes se reunen alrededor de las brasas para "torrar" el pan, la sobrasada y otros ricos productos de la isla. 

 

La fiesta está amenizada por las típicas "cheremies", conciertos en diferentes puntos y impresionantes "correcfocs" que alargan la fiesta durante toda la noche. Te recomendamos probar el "mesclat" o las hierbas. 

 

En Pollença la fiesta continua al día siguiente, el 17 de enero. Tras las tradicionales "beneïdes" (llevan los animales a la iglesia para ser bendecidos) los pollensines suben a Ternelles para llevar hasta el pueblo un gran pino que después plantan en mitad de una pequeña plaza. Los más jóvenes del pueblo intentan subirlo para alcanzar el premio. 

 

Follow Me on Pinterest